BIBLIOTECA ESOTERICA : septiembre 2011
3 COSAS QUE LOGRARAS HACER SI DESPIERTAS TU TERCER OJO Somos una entidad interconectada
UNA ECUACIÓN CUÁNTICA ASEGURA QUE EL UNIVERSO NUNCA HA TENIDO UN COMIENZO que somos en realidad?
6 TÉCNICAS PARA LIMPIAR EXITOSAMENTE TU AURA , Las tecnicas basicas para empezar a percibir
5 FORMAS EN QUE UN VIAJE DE AYAHUASCA TE MUESTRA LA CONCIENCIA
8 TÉCNICAS PARA SALIR EXITOSAMENTE AL ASTRAL La 3 te funcionara!
ASI ES COMO DEBEMOS INCREMENTAR NUESTRA ENERGIA HUMANA SEGUN NIKOLA TESLA Nikola Tesla concluyó perfectamente cuál es la principal y más fundamental fuente de energía humana
TAROT RIDER ONLINE APP...
7 GRANDES ALQUIMISTAS, MAGOS, Y PERSONAJES DE LO OCULTO...

Translate



style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-9542876452264084"
data-ad-slot="9092059773"
data-ad-format="auto">

lunes, 26 de septiembre de 2011



ESCRITOR Y MEDICO NATURISTA.- Nació el 10 de marzo de 1897 en la propiedad agrícola de supadre. Francisco Adum, en Kafr-Shbeil, muy cerca de Biblos, Líbano, y perteneció a una familia católico-maronita.Aunque fue un prolífico escritor, no se conoce ningún curriculum vitae suyo, ni siquiera para contratapa de alguno de sus numerosos libros. Toda la información de la que se dispone proviene de lasreferencias de sus hijos, ya que habiendo fallecido en 1958 a la edad de 61 años en 1988, treinta años después,la mayoría de sus contemporáneos que pudieran informar sobre sus primeros años han dejado también deexistir. Se sabe que tuvo un hermano menor, el último, Salím, y tres hermanas; Celinda fallecida en Guayaquil,Nazza y Rebicimia, fallecidas en Brasil, país a donde emigraron casadas durante la Primera Guerra Mundial.Fue una persona hermética en lo que concernía a su vida. Dos de las novelas que escribió "Adonay" y "ElBautismo del Dolor lo que aconteció a Adonay" (la primera publicada en español y portugués y la segunda sóloen portugués), aparentemente son relatos autobiográficos de su vida en Líbano, Cercano Oriente y Francia; noobstante, cada vez que se le preguntó si realmente podrían considerarse como acontecimientos de su vida,eludía sistemáticamente una respuesta objetiva, diciendo que la pregunta carecía de importancia, actitud quemantenía, según explicó a uno de sus hijos, por temor a que se cultivara una reverencia a su persona, a causade la admiración que le tenían y aún tienen sus discípulos.
La ortografía con que escribía su apellido incluyendo una "o" entre la "d" y la "u", proviene de supasaporte emitido por autoridades francesas, en cuyo idioma es indispensable escribir "Adoum" para que sueneigual que "Adum" en español.
Su infancia debe haber sido difícil, al igual que la de todos los cristianos en Europa Oriental y CercanoOriente, la ocupación turca revistió extrema crueldad como lo testimonian hechos muy conocidos, provocadospor el fanatismo otomano en los países árabes y en Europa.
Las restricciones impuestas por los turcos fueron draconianas, al extremo que les estaba prohibido elacercarse al mar y que lo hiciera recibía disparos de alguno de los gendarmes que vigilaban las playas, durantela guerra no podían siquiera salar los alimentos ya que la sal escaseaba particularmente entre los cristianos Sinembargo, los turcos, no tenían óbice para que sus súbditos emigraran, razón por la cual concedían pasaportes osalvoconductos para salir del Imperio. Así, cuando las cosas se pusieron difíciles entre 1900 y 1918, se produjola avalancha de cristianos libaneses, sirios y palestinos a América y ésa es la razón por la que se les dioequivocadamente el gentilicio de "turcos" a todos los inmigrantes que se identificaban con tales documentos.
Nada se sabe de los estudios que hizo pero en su novela "Adonay" hay evidencias de que inició suinvestigación sobre las religiones antes de salir del Líbano, país al que jamás regresó, porque se refiere congran conocimiento a la de los drusos, secta y etnia circunscrita al Cercano Oriente, de la cual hay escasísimainformación en Occidente.
Alguna vez contó a sus hijos que durante la guerra del 14 se unió al emir Faisal de Siria como susecretario, luchando por la independencia de su país, y cuando le preguntaron porqué no continúo a su lado, élexplicó que una frase inoportuna suya había cambiado su vida y tal vez la de su país. agregando: "El emir meinvitó a volver con él cuando me ubicó aquí, pero ya era demasiado tarde".
Hacia 1916 llegó a su casa la noticia de que había muerto en el frente, su padre y su hermanodecidieron hipotecar a un usurero las tierras de la familia y venir a América; sin embargo, no había muerto y alfin de la guerra regresó a su casa en busca de refugio, perseguido, sin la protección del emir Faisal y con lacabeza puesta a precio por ser nacionalista, encontró que la heredad ya no les pertenecía y que los suyoshabían venido a Ecuador. Enseguida abandonó Líbano y ningún conocido volvió a saber de él hasta 1924,cuando llegó a nuestro país. Proveniente de Francia, estudiando, porque cuando llegó a Ecuador hablaba yescribía correctamente francés, lengua que no se enseñaba en colegios ni universidades de Líbano sino a partirde 1918.
Sabía Medicina Naturista, Hipnotismo y Sugestión, que no eran materias de las escuelas de Medicinade la Europa de esa época, lo cual pone una interrogante adicional en la investigación de lo que pudo haberhecho en ese lapso. Lo más probable es que tempranamente se decepcionó de la Medicina Clásica y orientósus estudios hacia la especialidad que después cultivó.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Durante mucho tiempo la Magia ha sido confundida con prestidigi-tación de saltimbanquis, alucinaciones de mentes perturbadas y delitos de ciertos malhechores fuera de lo corriente. Por el contrario, hay muchos que se apresurarían a explicar que la Magia es el arte de producir efectos con ausencia de causas; y basándose en tal definición el vulgo dirá —con el buen sentido que caracteriza a la gente común, en medio de mucha in-justicia— que la Magia es un absurdo. Pero de hecho no puede tener analogía con las descripciones de quienes nada saben sobre el tema; ade-más, nadie la habrá de representar como esto o aquello: es lo que es, surge de sí misma solamente, tal como la matemática, pues' se trata de la ciencia exacta y absoluta de la Naturaleza y sus leyes.




La Magia es la ciencia de los antiguos magos; y la religión cristiana, que silenció los falsos oráculos y puso coto a las ilusiones de los falsos dioses, reverencia, no obstante, a aquellos reyes místicos que llegaron de Oriente, guiados por una estrella, para adorar al Salvador del mundo en Su cuna. La tradición los elevó al rango de reyes, porque la iniciación mágica constituye una verdadera realeza; asimismo, porque todos los adep-tos caracterizan al gran arte de los magos como el Arte Regio, como el Reino Santo —Sanctum Regnum. La estrella que condujo a los peregrinos es la misma Estrella Flamígera que se halla en todas las iniciaciones. Para los alquimistas es el signo de la quintaesencia, para los magos es el Gran Arcano, para los cabalistas es el pentáculo sagrado. Nuestro propósito es demostrar que el estudio de este pentagrama guió a los magos hacia un conocimiento del Nuevo Nombre que debía ser exaltado sobre todos los nombres, haciendo que se arrodillasen todos los seres capaces de adoración. Por tanto, la Magia combina en una sola ciencia lo que es muy cierto en filosofía, lo que es eterno e infalible en religión. Reconcilia perfecta e irrefutablemente esos dos términos, tan opuestos a primera vista: la fe y la razón, la ciencia y la creencia, la autoridad y la libertad. Proporciona a la mente humana un instrumento de certidumbre filosófica y religiosa tan exacta como la matemática, dando incluso razón de la infalibilidad de la matemática misma.
Por ello, existe un Absoluto en los reinos del entendimiento y la fe. La Razón Suprema no dejó que las luces de la inteligencia humana oscila-sen al azar. Hay una verdad irrebatible; hay un método infalible de cono-
cer esa verdad; y quienes logran este conocimiento, y lo adoptan como norma de vida, pueden dotar su voluntad de un poder soberano capaz de convertirlos en amos de todas las cosas inferiores, de todos los espíritus errantes, o, en otras palabras, en arbitros y reyes del mundo.




Si el hecho es así, ¿cómo es posible que una ciencia tan sublime no esté aún reconocida? ¿Cómo es posible dar por sentado que un sol tan resplandeciente se oculte en un cielo tan tenebroso? A la ciencia trascen-dental sólo la conocieron siempre las flores del intelecto, que comprendie-ron la necesidad del silencio y la paciencia. Si un diestro cirujano abriese a medianoche los ojos de un ciego de nacimiento, le resultaría imposible hacer comprender a aquél la naturaleza o la existencia de la luz diurna hasta que llegase la mañana. La ciencia tiene sus noches y sus días, por-que la vida que comunica al mundo de la mente se caracteriza por moda-lidades regulares de movimientos y fases progresivas. Con las verdades sucede lo mismo que con las radiaciones lumínicas. Nada oculto se pierde, pero al mismo tiempo nada de lo que se descubre es absolutamente nuevo. Dios impuso el sello de la eternidad a esa ciencia que es el reflejo de Su gloria.
La ciencia trascendental, la ciencia absoluta, es con seguridad la Ma-gia, aunque esta afirmación resulte cabalmente paradójica a quienes jamás cuestionaron la infalibilidad de Voltaire —ese prodigioso superficial que creía saber tanto porque nunca perdía ocasión de reirse en vez de apren-der. La Magia fue la ciencia de Abraham y Orfeo, de Confucio y Zoro-astro, y Enoc y Trismegisto grabaron en tablas de piedra las doctrinas mágicas. Moisés las purificó y quitó el velo: este es el sentido del vocablo "revelar". El nuevo disfraz que les brindó fue el de la Santa Cabala: exclu-siva herencia de Israel e inviolable secreto de sus sacerdotes. Los misterios de Eleusis y Tebas preservaron entre los gentiles algunos de sus símbolos, pero en forma degradada, y la clave mística se perdió en medio del aparato de una superstición en constante crecimiento. Jerusalén, asesina de sus profetas y prostituida una y otra vez ante los falsos dioses asirios y babi-lónicos, concluyó perdiendo, a su vez, la Palabra Sagrada, cuando un Salvador, manifestado a los magos por la santa estrella de la iniciación, llegó para desgarrar el raído velo del viejo templo, para dotar a la Iglesia de una nueva red de leyendas y símbolos, ocultando siempre a los profanos y preservando siempre para los elegidos esa verdad que es eternamente la misma.


Si el erudito e infortunado Dupuis hubiese hallado esto en los planis-ferios de la India y en las tablas de Denderah, no habría terminado recha-zando la religión verdaderamente católica o universal y eterna en presencia de la unánime afirmación de toda la Naturaleza al igual que de todos los monumentos de la ciencia a lo largo de todas las edades. El recuerdo de este absoluto científico y religioso, de esta doctrina resumida en una pala-bra, de esta palabra alternadamente perdida y recobrada, fue transmitido a todos los elegidos de las iniciaciones antiguas. Preservado o profanado en la célebre Orden del Templo, este mismo recuerdo fue transmitido a las
asociaciones secretas de rosacruces, illuminati y francmasones, y dio sig-nificado a sus extraños ritos, a sus signos más o menos convencionales, y una justificación, sobre todo, a su devoción en común, al igual que una clave de su poder.




No es nuestra intención negar que sobrevino la profanación de las doctrinas y misterios de la Magia; ese abuso reiterado una época tras otra, fue grande y terrible lección para quienes dieron a conocer impru-dentemente las cosas secretas. Los gnósticos hicieron que los cristianos prohibieran la Gnosis, y el santuario oficial fue clausurado para la alta iniciación. Así, la intervención de la ignorancia usurpadora comprometió la jerarquía del conocimiento, mientras los desórdenes dentro del santuario se reprodujeron en el estado pues, de buen grado o no, el rey siempre depende del sacerdote, y los poderes terrenales siempre buscan en el adytum eterno de la instrucción divina la consagración y la energía para asegurar su permanencia.

Descargate el libro

sábado, 17 de septiembre de 2011








Cuál es el significado profundo de esta película, que ha despertado la expectativa en la gente de que realmente existe un eterno mundo mientras dormimos inconscientes y "desconectados" del mundo ilusorio de las formas. 

Para muchos interesados esto es más que un film que quiera hablar vagamente de un tema de terror al cual, la gente por ignorancia no considera algo que los relacione con Dios, con el Alma, y su resto de creencias superficiales.

Insidious, una película que demuestra la realidad que surge en el instante en el que dejamos TODOS LOS DIAS, nuestro cuerpo en el lecho y salimos al encuentro con lo eterno, viendo toda clase de dimensiones, y existiendo en gran número de planos etericos, astrales, mentales, y espirituales, todos sin EXCEPSION, vivimos esto todos los días, y para todos aquellos que no lo creen o lo consideran algo poco relevante, acá esta la respuesta, no solo porque tengo mil dudas acerca de la existencia de algo no significa que no exista, que no sea lo que es, porque así como no tengo idea de la existencia de una persona en el otro lado del mundo no elimina la posibilidad de su completa y viva existencia, nosotros usualmente lo dudamos todo, vivimos en el patio trasero de nuestra propia conciencia un calabozo tremendamente profundo que no nos deja ver la inmensidad del universo y universos paralelos, dimensiones de conciencia, infiernos cielos ,  o como quiera que se le llame a esto.

Este film demuestra ilustrativamente la existencia de esta continua acción del Ser humano que una y otra vez sale inconsciente de sí mismo, y viaja en el tiempo y espacio, seguramente a vivir sus infiernos mentales, con la suerte de que pueda recordar uno o dos sueños que le demuestren algo de lo infinito que vio durante esa eternidad que acá no se puede percibir.

Un niño que sabe como esto funciona lo logra hacer en varias ocasiones y se desprende de su cuerpo de tal manera que perdido y custodiado por un demonio de uno de los infiernos, queda atrapado en esta dimensión, el padre quien no creía y su madre quien desesperada también, ponen a su hijo en rehabilitación en un hospital donde les dicen que se encuentra en coma y que NO sabe la causa, ya que todo parece ser estable, es cuando como siempre la respuesta por medio de el instrumento o muleta que es  la ciencia, no llega mas allá que a traer más dudas, que ellos deciden hacer algo mas, llevar  una vidente que conoce la realidad de estos planos siempre existentes inclusive antes de este.

Ella y un grupo de investigadores paranormales logran encontrar muchas evidencias de existencia paranormal manifestada, y una fuerza negra maligna que custodia el niño, en este momento la mujer médium tiene la determinación de realizar un ejercicio de auto sugestión para salir al astral, esto lo hace con el padre del niño atrapado, este incrédulo lo sigue hasta que sorpresivamente para el logra atravesar el físico y se mueve con su cuerpo astral, así este hombre se retira del mundo físico y va hacia los infiernos para poder dar con su hijo.

La realidad está plasmada de  una manera muy interesante en esta película, somos espíritu alma y cuerpo, vivimos inconscientes de ello, pero constantemente lo somos y existimos así, quien percibe no es el cuerpo no es el alma no es nada más que el mismo espíritu que quiere conocer, pero necesita ser en diferentes planos para ver que es en ellos, y acá estamos nosotros, seres creados de esta necesidad de Seres anteriores y futuros que vienen a saber quiénes son y nos crean para que nosotros seamos ellos, nosotros vivimos una vida rutinaria pero necesitamos considerar fuertemente que no somos lo que vemos en el espejo, somos más que este cuerpo que se muere se pudre y vuelve a la madre, somos un alma que viaja y viaja siempre buscando  la respuesta a su pregunta... quién SOY?

miércoles, 14 de septiembre de 2011

DESCRIPCION GENERAL




























Antes de iniciar el estudio detallado del cuerpo astral y de los fenómenos relacionados con el mismo, es conveniente que demos al estudiante un breve delinearniento de la extensión de los puntos que nos proponemos abarcar, a fin de que obtenga la adecuada perspectiva del tema general y de la dependencia relativa entre las diferentes partes del mismo.


El cuerpo astral del hombre es un vehículo que, a la visión clarividente, no aparece muy diferente del físico; está rodeado de un aura de colores centelleantes y compuesto de materia mucho más fina y sutil que la física; es el vehículo por medio del cual el hombre expresa sus sentimientos, pasiones, deseos y emociones; además sirve como puente y medio de transmisión entre el cerebro físico y la mente, la cual actúa en un vehículo de orden superior, llamado cuerpo mental.

No obstante que todo ser humano posee y utiliza un cuerpo astral, muy pocos son conscientes de la existencia del mismo, y muchos menos son capaces de regularlo y actuar en él a plena conciencia. En la inmensa mayoría de las personas es apenas algo más que una masa amorfa de materia astral, los movimientos y actividades de la cual no están todavía bajo el dominio del hombre real, o sea, el Ego. En algunos, sin embargo,
el cuerpo astral es un vehículo bien desarrollado y completamente organizado, que posee vida propia y que confiere a su poseedor muchos y útiles poderes.
Durante el sueño del cuerpo físico, el hombre falto de desarrollo vive una existencia vaga y soñolienta en su cuerpo astral relativamente primitivo, y al despertar su cuerpo físico recuerda muy poco o nada de su vida durante el sueño.


En cambio, la vida del hombre desarrollado en el cuerpo astral, mientras el físico duerme, es activa, interesante y útil, el recuerdo de la cual se puede, bajo ciertas condiciones, traer a la memoria del cerebro físico. La vida de una persona así deja de ser una serie de días de conciencia despierta y noches de olvido, para convertirse en vida permanente de conciencia sin solución de continuidad, que alterna entre el plano
o mundo físico y el astral.
Una de las primeras cosas que aprende el hombre al actuar en el cuerpo astral es ir de un lado a otro; pues tal cuerpo posee gran movilidad y puede trasladarse a grandes
distancias del cuerpo físico sumido en sueño. La comprensión de este fenómeno arroja mucha luz sobre un gran número de fenómenos de los llamados "ocultos", tales como "apariciones" de diversas clases, conocimiento de lugares nunca visitados físicamente, etc.
Como el cuerpo astral es el vehículo de los sentimientos y emociones propiamente, el entendimiento de la composición del mismo y de cómo actúa es de gran valor para comprender muchos aspectos de la psicología humana, tanto individual como colectiva; proporciona, además, una explicación sencilla del mecanismo de muchos fenómenos revelados por el psico-análisis moderno.
La clara comprensión de la estructura y naturaleza del cuerpo astral y las posibilidades y limitaciones del mismo es esencial para comprender la vida a la que pasan los seres humanos al morir físicamente. Los diversos "infiernos", "cielos", y "purgatorios" en que creen los secuaces de gran número de religiones, se pueden clasificar y se hacen comprensibles tan pronto como se conoce la naturaleza del cuerpo y del mundo astrales.
El estudio del cuerpo astral ayuda asimismo a comprender muchos de los fenómenos de las sesiones espiritistas, así como ciertos métodos físicos y no físicos de curar enfermedades.
Quienes tengan interés en la llamada cuarta dimensión encontrarán la confirmación de muchas de las teorías formuladas a base de las matemáticas y de la geometría, en el estudio de los fenómenos del mundo astral, tal como los describen quienes los han observado.

Vemos, pues, que el estudio del cuerpo astral del hombre abre un vasto campo y expande de manera extraordinaria el concepto de la vida, que hoy se contempla desde el punto de vista casi exclusivamente físico y se interpreta en el mismo sentido. A medida que avancemos en nuestros estudios, veremos que los sentidos físicos, valiosos como son, no representan en manera alguna el límite de lo que, gracias a los vehículos de conciencia que el hombre posee, puede éste aprender en mundos más sutiles. El despertamiento de las facultades astrales revela un mundo nuevo dentro del viejo; en
cuanto el hombre es capaz de entender correctamente el significado del nuevo, alcanza una perspectiva más amplia de su propia vida y de toda la Naturaleza, y se da plena cuenta de las posibilidades casi ilimitadas latentes en su propia naturaleza. De este conocimiento vendrá, con el tiempo e inevitablemente, al hombre el anhelo, y más tarde la firme determinación, de conocer esos mundos ya sí mismo; de hacerse superior a su destino terreno, y convertirse en un cooperador inteligente de lo que, con propiedad, se ha llamado la Suprema Voluntad en Evolución.
Ahora procederemos a estudiar en detalle el cuerpo astral y muchos fenómenos astrales estrechamente relacionados con el mismo.


c

domingo, 11 de septiembre de 2011

Hay dos especies de naturaleza: la de Adán y la que no le pertenece. La primera es palpable,
objetivable, por estar formada de tierra. La segunda no es ni palpable ni visible, porque es
sutil, porque no está formada de tierra. La naturaleza de Adán es compuesta; el hombre
que es de esta naturaleza no puede pasar a través de los muros si en ellos no existe una
abertura. Para los seres de la otra naturaleza los muros no existen, penetran a través de los
obstáculos más densos sin tener necesidad de deteriorarlos. Por último, existe una tercera
naturaleza que participa de las dos.

A la primera naturaleza pertenece el hombre, que está formado de sangre, carne, huesos,
que se reproduce, bebe, evacua, habla; a la segunda pertenecen los espíritus, que no pueden
hacer nada de esto. A la tercera pertenecen los seres que son ligeros, como los espíritus, y
que engendran como el hombre, poseen su aspecto y su régimen.

Esta última naturaleza participa a la vez de la del hombre y de la del espíritu, sin llegar a
constituir ni una ni otra de dichas naturalezas. Efectivamente, los seres que pertenecen a esta

categoría no podrían ser clasificados entre los hombres, puesto que vuelan de la misma

forma que lo hacen los espíritus; no podrían tampoco clasificarse entre los espíritus, puesto
que evacuan, beben, tienen carne y huesos, de la misma forma que los hombres. El hombre
tiene un alma, el espíritu no la necesita; las criaturas en cuestión no tienen alma y, por lo
tanto, no son semejantes a los espíritus; estos últimos no mueren nunca, pero aquellos sí
mueren. ¿Estas criaturas que mueren y tienen alma, son acaso animales? No son animales,
efectivamente, hablan y nada de cuanto hacen pueden
realizarlo los animales. En consecuencia, se parecen más a los hombres que a los animales.
Pero se asemejan a los hombres sin llegar a ser seres humanos, de forma parecida a como
un mono se parece por sus gestos y su industria, y el cerdo por su anatomía, sin dejar por ello
de ser un mono o un cerdo. Se puede decir también que son superiores a los hombres por ser
impalpables como los espíritus; pero, conviene añadir que el Cristo, habiendo nacido y muerto
para rescatar a los seres dotados de alma y que descienden de Adán, no ha rescatado a
estas criaturas, que no poseen alma y no descienden de Adán.


Nadie puede asombrarse o dudar de su existencia. Es preciso solamente sentir admiración
por la inmensa variedad que ha dado Dios a sus obras. Es verdad que no se ve todos los días
a estos seres, no siendo posible verlos más que muy raramente. Yo mismo no los he visto si
no era en una especie de ensueño. Pero no se puede sondar la profunda sabiduría de Dios,
ni apreciar sus tesoros, ni conocer todas sus maravillas. Los que guardan estos tesoros y nos
los descubren de cuando en cuando no pertenecen a la naturaleza de Adán, esto lo volveré a
decir en mi último tratado.


Estas criaturas se reproducen dando a luz seres que se les parecen y no se asemejan a
nosotros. Son seres prudentes, ricos, sabios, humildes, a veces maniáticos, como nosotros.
Son la imagen grosera del hombre, como éste es la imagen grosera de Dios. Continúan
siendo tal como fueron concebidos por Dios, que no quiere que sus criaturas puedan elevarse
a un rango superior o proseguir otro objetivo que el que les es propio y les prohíbe obtener un
alma y prohíbe, igualmente, que el hombre trate de igualársele.

libro completo

Vivimos conectados dimensionalmente a los maestros de
las realidades universales superiores.



Con este ejemplar de el iniciado Khrisnamurti le damos inicio a  la biblioteca Costarricense de libros esotericos, espirituales, con el objetivo de crear conciencia el la mente de los costarricenses.

A LOS PIES DEL MAESTRO nos lleva a reconocer la realidad de un Ser Superior que guia la mente de cada ser humano, pero nos insta a reconocerlo como tal y dejar de ver el lado exterrior de las cosas, ya que todo tiene su origen en el Espiritu.


A los pies del maestro enlace
http://www.megaupload.com/?d=3LCXUUE4


Posts Populares

DONACIONES

GRACIAS POR TU AYUDA PARA SEGUIR MANTENIENDO EL SITIO EN PIE

Contactanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *